SUR CORDOBÉS SUR CORDOBÉS

SUR CORDOBÉS Argentina

MINUTO A MINUTO ELECCIONES MUNICIPALES EN CANALS

bcd9f693-f98e-4a31-8ff2-46cc14293d24


MINUTO A MINUTO ELECCIONES MUNICIPALES EN LAS ACEQUIAS

32eca7bf-6d92-4bee-afbe-30427ff599ca

A 226 años de la Firma de la Real Cédula

Especiales Norma Peiretti
multimedia.miniatura.99bf5607688a6396.30315f6d696e6961747572612e6a7067

La Carlota hoy está de fiesta.

Se celebran 226 años de la firma de la Real Cédula que transformó al Fuerte Punta del Sauce en Villa Real de La Carlota.

El 12 de abril de 1797 el rey Carlos IV de España firmó en Aranjuez ese importante documento y fue nombrada así en homenaje “a su augusto nombre”.

Además declaró Patrona a la Virgen de la Merced y por Patrono a San Juan Nepomuceno

La gestión de dicho trámite había sido iniciada por el Coronel Don Rafael Nuñez, Marqués de Sobremonte, por entonces Gobernador Intendente de Córdoba quien fue un gran impulsor de las poblaciones de frontera.

Política y administrativamente este hecho fue de gran trascendencia   para los pobladores de esta región ya que se instituyó un Cabildo.

Fue uno de los tres Cabildos que tuvo Córdoba en la época colonial y funcionó hasta 1824.

Entre 1805 y 1810 la Villa Real tuvo un período de gran prosperidad y su población llegó a los 1500 habitantes. Después de Córdoba era la población más importante de la provincia.

Uno de sus primeros pobladores fue el Sargento Mayor Don Francisco de Oyola. En 1737 hizo construir la capilla Nuestra Señora de la Merced dotándola de una imagen y de  sus ornamentos.

La Carlota siguió creciendo y avanzando en el marco de la extensa pampa, de su fortificación militar y de los aborígenes que poblaban esta región.

La historia nos habla de cautivas como Fermina Zárate, de religiosas como Maria Benita Arias y de la visita del Gral San Martin en 1819.

Decenas de hombres han quedado en el bronce de la patria carlotense.

En 1833 se creó la Municipalidad. En 1891 pasó el ferrocarril y con él llegaron los primeros inmigrantes.

La “mimada de Sobremonte” alcanzo el rango de ciudad en 1978.

El progreso se fue dando en lo social, económico, cultural y político. Mantener vivas nuestras raíces, conservar los valores y el patrimonio histórico es nuestro deber como ciudadanos.

Te puede interesar

Lo más visto