Hoy Alejandro Roca celebró los 75 años de la Escuela Rural "Raúl Ricardo Romero"

escuela1

En la mañana de hoy, la Intendenta Municipal, Ariana Viola, acompañada de la secretaria de Gobierno, Evangelina Norgia, la Subsecretaria de Cultura, Adriana Mistó y el Legislador Departamental, Matías Viola, visitaron el Centro Educativo, Raúl Ricardo Romero, por el aniversario número 75.

En el lugar los funcionarios compartieron un grato momento con los docentes y alumnos, quienes juntos le cantaron el feliz cumpleaños de vida de la escuela rural.

Esta escuela rural se encuentra ubicada a 15 kilómetros de la localidad y el nombre se debe a una decisión del estado municipal y vecinos que lograron la autorización del Ministerio de Educación para que la escuela lleve el nombre de un exalumno quien falleció en la Guerra de Malvinas.

La escuela rural tiene una historia digna de reconocer por acontecimientos que quedaron como parte de la historia misma.

Por un lado, en el año 2017, la docente rural, Adriana Mistó, quien hoy ocupa el cargo de secretaria del área de Cultura de la municipalidad, fue reconocida como Maestra Destacada por parte del Gobierno de la provincia de Córdoba.

Una maestra que recorría todos los días 15 km de calle de tierra para poder llegar a dar clases a los alumnos, por esos tiempos, eran siete.

Además, fue impulsora de numerosos proyectos atravesados por el contexto del lugar. Como por ejemplo la Estación Meteorológica que les permitía a los alumnos realizar informes que luego la radio del pueblo daba a conocer a la población.

Y el nombre de la escuela se debe a la memoria de quien fuera en vida, Raúl Ricardo Romero, quien nació el 16 de diciembre de 1962, en dicha localidad de Alejandro Roca

Según una investigación efectuada por el Sacerdote Vicente Martínez Torrens, (28 marzo, 2012), quien entrevistó a su hermana, Raúl Romero fue huérfano de padre y madre por lo que creció al cuidado de su hermana Zulema Isabel, seis años mayor, quien lo guio, protegió y ejerció con idoneidad el rol de madre sustituta. Fue reconocido en su círculo íntimo bajo el apodo de “Coco”.

Finalizó sus estudios primarios en el Colegio Nacional 459: “Colonia Altos Verdes”, de Alejandro Roca. Su personalidad combinaba frescura, alegría, galantería y amor hacia las personas sin distinción. Le agradaba salir a bailar en compañía de sus amigos.

Se empleó en una bicicletería, propiedad de uno de sus hermanos. Desempeñó luego funciones en una cooperativa.

En julio de 1981 fue llamado para acudir al servicio militar.

Recibió instrucción por 45 días en el Centro de Incorporación de Conscriptos de la Infantería de Marina de La Plata, Buenos Aires. Fue destinado a la Base Naval de Puerto Belgrano e integró la Fuerza de Apoyo Anfibio.

Desatado el conflicto bélico con Gran Bretaña, se reorganizó la Fuerza y formó parte del Batallón Antiaéreo. A las dos de la madrugada del 9 de abril inició su marcha hacia las Islas Malvinas. Al partir escribió una carta a su hermano. Consciente de la relevancia de su destino, relata que al colgarle al cuello la chapa identificatoria un escalofrío recorrió su cuerpo.

Ya en las islas, el 16 de abril, manifiesta:

“Espero que cuando recibas esta carta y la leas te sientas orgulloso de tu hermano que está peleando por algo que nos pertenece.”

A las 4:30 del 1º de mayo de 1982 falleció a causa del bombardeo británico sobre el aeropuerto de Puerto Argentino.

Raúl Ricardo yace en el cementerio argentino de Darwin, en el sector Este, tumba Nº 14 de la quinta hilera.

El municipio de Alejandro Roca, por ordenanza 69/82, impuso su nombre a la calle que pasa frente a su domicilio. Dicha ordenanza fue modificada por la 031/96 colocando la leyenda Cabo Segundo post mortem R.R. Romero. Al inicio de la arteria se erigió un hermoso cenotafio en su honor.

Su hermana Zulema viajó a las Islas Malvinas en dos oportunidades. La primera vez fue en el año 1991. Recuerda haber vivido una experiencia impactante, si bien destaca haber percibido cierta tensión por parte de los ingleses, motivo que la inquietó y le impidió disfrutar plenamente; además se le negó el contacto con la prensa. El segundo viaje lo efectuó en el año 2009 y experimentó sentimientos irreproducibles ya que la une a él un amor de madre y siente encarecidamente su ausencia. Opina que es un acto positivo el hecho de que sus restos permanezcan en las tierras por la que dio su vida junto a sus compañeros, ya que esas islas nos pertenecen y traerlos al continente sería como aseverar que son inglesas).

(por Mara)

Te puede interesar