Intrigas, pragmatismo y mucha rosca

Opinión Por Luciano Giuliani
Carterista1-1210x642
Imagen: aquimicasa.net

Hace unos días un economista FDT friendly planteaba una dicotomía.
Decía que la sensación termina no era lo mismo que la temperatura real haciendo alusión a la economía y desinflando el malestar que se escucha en la calle.
Con la llegada de Sergio Massa, "los mercados" parecen haberse calmado e incluso bajó el dólar pero no los precios porque objetivamente tenemos una inflación por encima del 70% anual y estoy casi seguro de quedarme corto en el porcentual.
El gobierno acomodó fichas de modo pragmático, tras tres o cuatro semanas de incertidumbre y angustias del pueblo lograron dejar sin poder al presidente y Cristina ganó una caja más, la más importante de todas, el manejo de la Afip y por si fuera poco se hizo del poder en el Banco Nación y mantiene el control de la energía. 
Sergio Massa consolidó su figura como el candidato del stablishment y se hizo de una gran cuota de poder que opaca claramente la figura del presidente Alberto Fernández.
Ahora habrá que esperar a los anuncios de la próxima semana para conocer si hay un plan económico viable para los intereses de las mayorías o si ese rejunte pragmático llamado Frente de Todos nuevamente trata de ganar tiempo mientras nos vamos empobreciendo.
El dato certero es que este gobierno ha logrado desperonizar la sociedad y en su catarata de errores ha mostrado a Macri como un líder exitoso.
La llegada de Sergio Massa al gabinete vino acompañada de maltratos a propios y con esa impronta tan cristinista de acá no se discute nada.
La escena tragicómica del director del Banco Nación enterándose de su despido cuando tenía que hablar en un acto recuerda al flete express que le hicieron a uno de los armadores del Frente de Todos, Felipe Solá.
Si algo existe en el Frente de Todos es que no hay respeto entre compañeros de gestión.
Mientras tanto nos van metiendo la mano en los bolsillos y seguimos distraídos, enojados pero distraídos.
La pregunta, si es que hay una pregunta para hacerse en este momento es ¿hasta cuándo?.

Te puede interesar