El Instituto Agrotécnico de Chazón celebra este 9 de julio, de un modo particular, un nuevo aniversario de su creación

instituto 1

Este 9 de julio los vecinos de Chazón serán parte de un doble festejo. Por un lado, la recordación del Día de la Independencia y por otro, el aniversario N° 50 del Instituto Agrotécnico de dicha localidad.

Ambos recordatorios tendrán lugar en el predio del establecimiento educativo a partir de las 10 de la mañana.

Fechas que permitirán,  que ese espacio educativo, “se transforme en un lugar de reencuentros y reconocimientos y de un tiempo, para mirar lo recorrido y valorar todo lo logrado”. Un tiempo para reflexionar y no olvidar. Un tiempo para recordar añejas historias.  Aquellas que forjaron lo que hoy se sostiene.

Pedido de Libertad

El Día de la Independencia nos remonta al 9 de julio de 1816, en San Miguel de Tucumán, donde 29 representantes del pueblo concluyeron con el proceso emancipador que había iniciado en mayo de 1810. 

Aquel día, el Congreso de las Provincias Unidas, afirmó la voluntad de “investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli” y “de toda otra dominación extranjera”.

En 1816 ocurrieron dos hechos sumamente importantes para nuestra historia: la firma del Acta de la independencia de las Provincias Unidas en Sud-América y la organización del plan continental del General José de San Martín, que consistía en buscar la libertad de Argentina, Chile y Perú.

La declaración de la independencia, junto con la Revolución de Mayo, son los hitos fundantes de nuestra patria.

La historia misma fue entrelazando el valor de la Libertad con la Educación

La declaración de la independencia, junto con la Revolución de Mayo, son los hitos fundantes de nuestra patria.

Pilares que como legado dejaron a su paso, quienes buscaron la prosperidad de lo conseguido. Una Nación libre, con hombres y mujeres dispuestos a trabajar para el logro de su propios sueños e intereses y el de su comunidad. Y es aquí que, la necesaria formación, la educación,  asume un rol indiscutible.

El doctor Guillermo R. Tamarit en su artículo “Independencia y Educación”, expresa que Domingo Faustino Sarmiento explica con claridad esta necesaria relación entre educación e independencia: “…un padre pobre no puede ser responsable de la educación de sus hijos; pero la sociedad en masa tiene interés vital en asegurarse que todos los individuos que han de venir con el tiempo a formar la Nación, hayan por la educación recibida en su infancia, preparádose suficientemente para desempeñar las funciones sociales a que serán llamados. El poder, la riqueza y la fuerza de una Nación dependen de la capacidad industrial, moral, e intelectual de los individuos que la componen; y la educación pública no debe tener otro fin que el aumentar estas fuerzas de producción, de acción y de dirección, aumentando cada vez más el número de individuos que la posean. La dignidad del Estado, la gloria de una Nación no puede ya cifrarse, pues, sino en la dignidad de condición de sus súbditos; y esta dignidad no puede obtenerse, sino elevando el carácter moral, desarrollando la inteligencia, y predisponiéndola a la acción ordenada y legítima de todas las facultades del hombre…”

Sin dudas que, el decidir aunar celebraciones entre la Municipalidad de Chazón y el Instituto Agrotécnico no hace más que ratificar esa necesaria interrelación de conceptos que le otorgan significado a las fechas recordadas.

Un repaso por la historia del Instituto Agrotécnico

Este espacio educativo fue gestado allí por junio del año 1971 por parte de un grupo de personas que tuvieron como  visión,  una escuela,  como un semillero donde florecerían mentes capaces de desarrollarse y poder trabajar dignamente y en libertad.

Luego de sortear varios obstáculos finalmente el instituto abrió sus puertas,  un 14 de marzo de 1972, en un local que fuera cedido por la Cooperativa Agropecuaria Chazón Limitada. Un lugar que permitía trabajar pero sin olvidar el poder contar con su propio edificio escolar.

Es así como, durante el mismo año, se inicia la construcción gracias a 5 hectáreas que fueran donadas por vecinos y al aporte de 70 mil pesos de un subsidio del estado provincial. El nuevo edificio fue inaugurado un 15 de marzo de 1977.

Pero ya en el año 1974 egresa la primera promoción y en el año de inauguración del edificio propia, egresa la primera promoción de Agrónomos Generales.

El tiempo transcurrió, y en el Instituto muchos nombres dejaron huellas, como los directivos, docentes, padres que fueron protagonistas de tiempos de trabajo o por cada alumno que cada aula cobijó y cobija,  a modo de sostener su aprendizaje.

Solo así podrán ser futuros arquitectos de su propia historia. Una historia apuntalada de conocimientos y pintada por los colores de los valores humanos.

Domingo F. Sarmiento, en los inicios ya de una Nación libre tenía esa visión, de lo difícil que es esa construcción, "cuando no se desarrolla la inteligencia".

Hoy adentrarse en la historia de dicho instituto es sumergirse a un mundo de un sinfín de recuerdos de hechos y nombres, que sin dudas serán recordados en el acto protocolar del próximo 9 de julio, pero también es permitirse dar espacio a enaltecer a hombres y mujeres de esta Nación que con sus luchas y sus visionarias acciones fueron abriendo caminos para dignificar a cada ser humano. Quizás las palabras de estos héroes visionarios sirvan, a muchos, para rellenar páginas en blanco, pero sin dudas que, para otros, serán como estandartes que se levantarán en cada espacio donde el tiempo se resiste a olvidar.

Y las escuelas,  hoy y siempre, son esos espacios que no hace más que revalorizar conceptos que difícilmente sobrevivan en la soledad.

Redacción Sur Cordobés

Las noticias antes

Te puede interesar