Afirman que el consumo de carne es el menor en 100 años

20190404172610_asado

El consumo de carne vacuna cayó a su peor nivel en 100 años, con apenas 47,8 kilos per cápita, producto de la crisis económica, la pobreza y un cambio de paradigma en los gustos de la gente.

Los datos surgen de proyecciones realizadas por la Bolsa de Comercio de Rosario y el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA). La caída del consumo va en paralelo con la baja del PBI per cápita.

El período de 1977 marca el inicio de la caída del consumo. Ese año, la Argentina tenía un rodeo de 61 millones de bovinos, lo que implicaba 2,29 animales por habitante.

Ahora esa relación cayó a 1,13, con 53,4 millones de cabezas vacunas y 47 millones de la población actual. Sólo en 1920 la ingesta nacional de carne fue inferior: 46,9 por año, según informes de la Bolsa de Comercio de Rosario y el IPCVA. 

El consumo de carne bovina, cuya media histórica entre 1914 y 2021 es de 73,4 kg/hab/año, ya venía en retroceso en la dieta de los argentinos. El promedio cayó a 54,5 kilogramos por habitante por año en los últimos cinco años, y sigue bajando.

Para los expertos, es consecuencia de la "disminución directa del consumo, al tiempo que también se amplió la absorción de otras proteínas animales", como el pollo y el cerdo. Es que el consumo total de carnes se incrementó, en detrimento de la bovina.

Alberto Lugones y Emilse Terre fueron los especialistas que llevaron adelante este estudio. Lugones dijo que esto se explica por “la caída de los salarios de los habitantes, que buscan reemplazar la carne bovina por otro tipo de carnes, como la aviar y porcina. Por otro lado, se estancó la producción y no creció al ritmo de la población”.

El investigador agrega que si la producción se mantiene estable y la población crece, el consumo cae si se tiene en cuenta que la ‘torta’ se divide entre cada vez más individuos. “Es importante estar atentos a la evolución del rodeo nacional, que marca el umbral de producción”.

La carne vacuna ahora representa apenas el 44% de los 109,4 kilogramos por habitante por año de proteínas animales que se consumen, cuando a principios de este milenio representaba entre el 60% y el 70%.

Te puede interesar