Investigan si hay responsabilidad penal en el caso de los niños hallados en la zona rural de Villa Esquiú

niños

La Fiscalía de Instrucción en Violencia de Género del cuarto turno, se abocó a la investigación sobre el origen de la situación que derivó en el hallazgo de tres menores de edad caminando, solos, en la zona rural de Villa Esquiú.

Esto en función de que pudiera corresponder responsabilidad penal a los encargados de su cuidado. Asimismo se ha brindado intervención a la SENAF y adoptado medidas urgentes de resguardo y guarda de los menores.

El caso 

En una noche con muy bajas temperaturas, la Policía de Córdoba encontró a tres niños solos en las calles de la Capital. Los menores, de tan solo seis meses, cuatro y nueve años, se encontraban descalzos y con poca ropa, completamente a la deriva.

Según informaron fuentes policiales, los nenes fueron encontrados en calle Camino Viejo del Tirol pasando La Virgen del Milagro, en barrio Villa Esquiu. Los uniformados dieron con ellos gracias a un llamado anónimo al 911 que dio aviso de esta situación.

Al llegar al lugar, encontraron a los niños solos, sin saber dónde estaba su madre. De acuerdo al comunicado oficial, los menores fueron trasladados a la comisaría 36, donde fueron cobijados y quedaron a disposición de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf).

 La sargento Luciana Barrios, quien encontró a los pequeños, se ofreció a cuidar de ellos y darles un hogar. “La niña estaba llorando, solo con un pañal y una remera mangas cortas”, contó la mujer, claramente afligida, en diálogo con Arriba Córdoba. Y agregó: “No sé a dónde estará su mamá, no sé si sabrá de esta situación porque fuimos reiteradas veces a su casa a buscarla pero no la encontramos”.

QUÉ DIJO LA MADRE

La mamá de los niños apareció en la comisaría y dio su versión de lo ocurrido. Reveló qué pasó y por qué se fue en medio de la madrugada. 

Entre llantos y con la voz entrecortada, contó: “Tuve un inconveniente con una persona que fue a tirotearme la casa, me rompieron los vidrios”. Ante este episodio de violencia, la mujer aseguró que “salió a buscar a esa persona” y les “dejó una nota” a sus hijos, en la que les avisaba que “ya volvía”. Ella sostuvo que por los ruidos y su ausencia, los niños “se despertaron y asustaron”.

Los tres hermanitos fueron sometidos a control por medicina forense. Interviene la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf).

Te puede interesar