Los fieles que este año se acercaron a Reducción en su mayoría lo hicieron simplemente para "Agradecer"

agradecer

La Fiesta religiosa en Honor al Cristo de la Buena Muerte que se llevó a cabo en la localidad de Reducción, este martes 3 tuvo su culminación con una procesión y misa multitudinarias. La festividad religiosa este año tuvo una particularidad entre sus fieles. El de llegarse, por sobre todas las causas a,  AGRADECER. Agradecer por haber sido bendecido y no sufrir las terribles consecuencias de una pandemia que causó tanto dolor, tantas muertes, tantos enojos…AGRADECER porque la vida les dio la oportunidad de no caer y poder seguir adelante con todo lo que eso implica. Y en ese implicar, pero ya en segundo lugar, los fieles también se acercaron para pedir por trabajo, salud, por pedir aquello que les permita, en muchos casos, simplemente tener una mejor calidad de vida.

Esta fiesta religiosa que por años se realiza en dicha comunidad, no deja de ser un espacio de agradecimientos, pedidos, bendiciones y de encuentro. Encuentros en un espacio común entre quienes cada año se acercan a venerar al Cristo de la Buena Muerte.

Una veneración que solo deja a su paso manifestaciones de fe, amor y respeto ante esa imagen que guía el peregrinar por la vida, de muchos.

La festividad comenzó el pasado 24 de abril con la Novena, durante la cual, en cada jornada, se oficiaron misas ante un constante renovar de fieles que iban llegando de diferentes puntos del país.

El momento de mayor presencia ocurrió el domingo 1 de mayo, Dia del Trabajador. Durante toda esa jornada el transitar de allegados por la comunidad, fue multitudinaria.

Ese día desde las 5 de la mañana se oficiaron misas, y a la 10 en la plaza principal a los pies del Cristo, se celebró la misa en honor a todos los trabajadores para recordar su día.

Además, durante esa misma jornada se concretó el recibimiento de los peregrinos en horas muy tempranas como así también, por la tarde, de aquellos profesantes que decidieron hacerlo de rodillas.

En ese primero de mayo también hubo espacios dedicados al arte porque todos pudieron dejar su huella en la inmensa mural que fue tomando color y significado con cada pincelada de los fieles.

Como así también hubo un tiempo, entre tantos, para que el intendente Andrés Passero Garay, junto a otros pares de la región, funcionarios del ámbito nacional, referentes policiales, entre otros, brindaran una conferencia de prensa para luego realizar un recorrido por los casi 100 stand de artesanos, comerciantes, emprendedores que se instalaron alrededor de la plaza principal como así también en otras calles aledañas a la misma.

Un sin número de acontecimientos significativos se fueron sucediendo sin pausa hasta llegar al día 3 de mayo con una misa y una procesión que trazaron el punto final a un año más de una festividad religiosa que permite el reencuentro con la imagen del cristo, con otros fieles y por sobre todo, con la posibilidad de renovar esperanzas o simplemente agradecer.

“Agradecer”

Los fieles que en esta oportunidad llegaron a Reducción, en su gran mayoría, lo hicieron para agradecer.

Sur cordobés acompañó ese transitar desde las afueras del tiemplo hacia los pies de la imagen del Señor de la Buena Muerte, para conocer qué motivos llevaban a familias completas a estar, aunque más nos sea por un instante, en silencio y junto al Cristo. Y la mayoría de las respuestas pasaron por la necesidad de agradecer. Agradecer por estar bien a pesar del sufrimiento vivido por las consecuencias que a su paso dejó, la pandemia de coronavirus.

“Vengo a agradecer porque pudimos superar la pandemia sin consecuencias mayores. Y hoy gracias a Dios puedo estar aquí”, expresó uno de los tantos fieles en el lugar.

“Estamos aquí con toda la familia porque necesitamos agradecer, por sobre todas las cosas, porque realmente muchas personas sufrieron la pérdida de un familiar por la pandemia, o no la pasaron nada bien y quienes hoy estamos aquí, no tenemos más que palabras de agradecimiento al Cristo”. En ese mismo sentido, cientos daban cuenta de ese agradecimiento.

Pero también, muchos llegaron con la fe de pedir por la recuperación de familiares enfermos, como por ejemplo aquella mujer, con un rosario entre su mano, dijo: “vengo por la salud de mi hija…porque ella está muy enferma y necesito que se ponga bien”.

También no faltaron esos testimonios que daban cuenta de “llegar por tradición”, porque desde muy chico ya sus padres los traían y con el tiempo se les fue volviendo una costumbre difícil de obviar.

Sin dudas que con el transcurrir de los años, al observar que cada vez son más los fieles que se acercan como también aquellos que ven una oportunidad para poder mostrar sus emprendimientos y comercializar sus productos, la festividad religiosa en honor al Cristo de la Buena Muerte, supo posicionarse como uno de los eventos religiosos más populares de esta parte del sudoeste provincial.

Una festividad religiosa que este año ha demostrado una vez más esa necesidad profunda de muchas personas de expresar su devoción por el Señor de la Buena Muerte, donde a sus pies, muestran su devoción por un acercamiento que encuentra su razón de ser en la fe de encontrar una respuesta a la necesidad de trabajo, vivienda, salud o simplemente acercarse para agradecer por todo lo recibido y  por haber podido sortear sin mayores problemas la pandemia de coronavirus que tanto sufrimiento va dejando a su paso.

agradecer 2

Te puede interesar