Admiten que se vendieron cajas de leche en una guardería municipal de General Deheza

fabiana

Fabiana Rivera, actual secretaría de Desarrollo Social de la ciudad de General Deheza, confirmó que "efectivamente" se había producido la venta de cajas de leche del programa provincial,  “Más Leche, Más Proteínas” en el Ropero Comunitario de la Guardería Municipal "Rinconcito Alegre".

En el inicio de la conferencia de prensa,  que se llevó a cabo en la jornada de este jueves por la tarde, la funcionaria dijo,  de manera contundente,  que se había producido la venta de leche “que se corresponde con una partida que llega a la Guardería Municipal cuyos beneficiarios son los niños de las Salas Cunas”.

La persona “que entregó esta leche a la cooperadora de la guardería, fue su directora, pero fue un error humano, se equivocó pero que por supuesto, trae sus consecuencias”.

Estas consecuencias pasan, por un lado, en  tener que dar explicaciones públicamente, cuando en realidad se podría haber realizado en otro espacio, “y el requerimiento también”.

Ese requerimiento proviene de un concejal de la fuerza opositora que en la reunión del pasado martes del Concejo Deliberante,  pidió explicaciones sobre una supuesta venta de cajas de leche  de una partida que envía el gobierno provincial, cuando se debe entregar de manera gratuita a los niños que así la necesitan.

Y “este pedido que hago pasa,  no porque la intención era ocultar lo sucedido,  sino porque en realidad queremos proteger a dos instituciones sumamente importantes y queridas y que hoy se pone en juego lo transparente que son ambas”, destacó.

Por su parte, Mariela Beltramino, integrante de la cooperadora de la guardería municipal “Rinconcito Alegre”, explicó,  con mucha angustia,  que,  un día llegó una mamá a pedir leche, “y sabiendo que en la guardería había, le pidió a  la directora, Fernández Luján, unas cajas de leche”. La directora, trajo la leche “y quedaron los paquetes luego en la guardería, en la parte de la venta, es decir en el ropero comunitario”.

Porque “en esa sección, de la guardería,  siempre vendemos lo que nos donan a un costo mínimo y al haber quedado esas cajas de leche, entre una cosa y otra,  habremos vendido dos o tres cajas de leche”.

Ese fue “el error, pero fue la única vez, porque se terminó esas cajas que nos había dado Luján y nunca más se vendió”, señaló.

Ante esta situación, una trabajadora de un medio de comunicación consultó a cerca de como es la distribución de la leche que envía el estado provincial, a lo que se respondió que hay un padrón, que todos conocen, y que se envía todos los meses al ministerio, y éste  envía las partidas de acuerdo con  ese padrón. En General Deheza el padrón es de aproximadamente 70 niños.

Por último, Fabiana Rivero expresó que los procedimientos son claros y que hechos como estos,  no se tienen que volver a repetir, “y quiero aclarar que ningún niño de las salas cunas se quedó sin su leche…esto fue un error humano donde no se pensó en las consecuencias, no hubo mala intención y  no es una asociación ilícita, acá no hay delincuentes”, concluyó.

Cabe aclarar que en relación a las personas que vendieron la leche en el ropero comunitario, y que son empleadas municipales,  aún no se han establecido sanciones, pero está en estudios en el área de recursos humanos de la municipalidad.

 

Te puede interesar