Golpe comando y millonario robo de carne en la provincia de Córdoba

policia cabrera

Siete toneladas de carne bovina y porcina fue el botín con el que se alzó un grupo de piratas del asfalto que ejecutó un golpe tipo comando durante la madrugada de este viernes en la autovía de la ruta 36 que une las ciudades de Córdoba y Río Cuarto. 

Álvaro Quirós, propietario del frigorífico Penny Lane de la ciudad del sur cordobés, denunció que la mercadería era trasladada por un camión que la firma había contratado de manera especial para el envío. 

Aunque el rodado tenía seguimiento satelital, los dueños del frigorífico también iban chequeando que el viaje se realizara de manera normal, en continua comunicación con el chofer y su acompañante. 

Sin embargo, a las 3 de la madrugada de este viernes el contacto se cortó de manera abrupta. 

Recién cuatro horas después, los choferes volvieron a dar señales de vida. Contaron que mientras circulaban por la autovía, a la altura del cruce con la ruta C45, fueron encerrados por un vehículo en el que se trasladaban al menos dos delincuentes armados. 

A punta de pistola los obligaron a detenerse a un costado, momento en el que los subieron por la fuerza al rodado menor.

Los choferes indicaron que fueron paseados en ese auto hasta las 7, cuando los abandonaron cerca de la población de Lozada. Antes, les quitaron todas las pertenencias que llevaban encima.

Recién a las 8, y gracias al seguimiento satelital, el dueño del camión logró encontrarlo en proximidades del cruce con la ruta nacional 9, cerca de la ciudad de Río Segundo. La cámara frigorífica estaba casi vacía.

Quirós estimó que el monto de la mercadería robada oscilaría entre los tres y los cuatro millones de pesos en total.

De acuerdo a esta denuncia, que ya investiga la Policía, los piratas del asfalto habrían contado con una logística más que importante, lo que descartaría cualquier idea de que se hubiese tratado de un episodio delictivo "al voleo".

En un tramo de unos 20 kilómetros,  en un lapso de no más de cinco horas, mientras una parte de la banda se llevaba cautivos a los choferes, otro grupo se encargaba de robar las siete toneladas de carne. Se ignora si la trasladaron a otro camión o si la descargaron en algún lugar físico ubicado en ese sector de la provincia. 

El análisis del seguimiento satelital, presumen los investigadores, será clave para intentar determinar este punto.

El caso se agrega a una llamativa seguidilla de golpes de piratas del asfalto que se viene produciendo en los últimos tiempos en las rutas de Córdoba.

En octubre pasado, el chofer de un camión "mosquito" denunció que fue abordado por delincuentes en la autopista Córdoba-Rosario, a la altura de Río Segundo. Aseguró que lo llevaron secuestrado 50 kilómetros hasta la localidad de Oliva, donde horas después lo abandonaron. En el medio, los ladrones robaron dos camiones Iveco cero kilómetro.

En agosto, en tanto, piratas del asfalto se llevaron un camión repleto de aparatos electrónicos tras sorprender a tres empleados que estaban a punto de descargar la mercadería en un depósito de barrio San Vicente, de la ciudad de Córdoba.

Los dos empleados que habían sido secuestrados fueron abandonados tres horas en un callejón de tierra aledaño a la autopista Córdoba-Rosario. Ambos habían sido baleados. El cargamento desapareció.

TAMBIÉN EN SUR CORDOBÉS