Ya llega la Feria Provincial de Artesanías «Alcira López»

Alcira-Lopez-2

Platería criolla y salteña, cuchillos, soguería, marroquinería, textil, juguetes de madera, indumentaria, almohadones, alfombras, fieltro, cerámica, velas, telar, cestería y encuadernación con algunas de los oficios y artesanías que estarán presentes en la feria.

Durante cuatro días, artesanos y artesanas seleccionados de toda la provincia participarán con productos para exhibición y venta en las instalaciones del Centro Cultural Córdoba. Además, la Unión de Artesanos Independientes de Córdoba (UDAIC) tendrá un espacio institucional en el cual al menos 25 de sus artesanos afiliados también exhibirán y comercializarán sus productos.

Además, todos los días se proyectará el documental Ceramiqueros de Tras La Sierra filmado en el año 1965, codirigido por Ana Montes de González y Raymundo Gleyzer y patrocinado por la Escuela de Arte de la Universidad Nacional de Córdoba. El documental está compuesto por testimonios de alfareros entrevistados que habitaron en Traslasierra (Mina Clavero) incluido el de Alcira López quien es considerada la madre de la cerámica.

Alcira, símbolo del oficio
Alfarera de oficio, nació en 1918 en Mina Clavero, más precisamente en la zona próxima al Puente del Cura. Para ella, todo comenzó casi de casualidad cuando se casó, a los 17 años, con su marido Jesús Tomás López. Debido a la pobreza extrema en la que vivían no tenían elementos de uso cotidiano para preparar los alimentos; por eso, el que luego sería su trabajo surgió a partir de la necesidad de generar objetos: a su primera olla la hizo tan gruesa que el agua tardó casi un día entero en hervir.

El proceso de elaboración de estas piezas lo realizaba a mano, sin moldes: desde la recolección de la arcilla en los arroyos y ríos de la zona hasta la quema con leña, tal cual lo hacían los pueblos originarios que habitaban la región. De a poco, Alcira aprendió a modelar ollas, cántaros, jarros, platos y toda clase de objetos utilitarios y transmitió, junto a su esposo, este noble oficio a sus 15 hijos a quienes, con instinto de madre, se había propuesto sacar de la pobreza canjeando cerámica por ropa y alimentos.

Comenzó a vender a la vera de la ruta sus productos a los turistas. Jesús buscaba la arcilla y los chicos también ayudaban hasta que comenzaron la escuela, lo que para ella fue una satisfacción. Ni el frío de las Altas Cumbres, ni las largas distancias o la escarcha lograron ser obstáculos insalvables. Los años pasaban y la mayoría de los integrantes de la familia trabajaban aumentando la producción de objetos por lo que decidieron participar en exposiciones tradicionales en Cosquín, Entre Ríos, Rosario y Buenos Aires. En varias oportunidades fue invitada a participar de otras importantes ferias y exposiciones en las cuales obtuvo premios y reconocimientos por sus obras.

Actualmente, su hijo Atilio es el único que continúa el legado con su taller ubicado en el mismo lugar donde sus padres comenzaron. Desde allí recorre ferias y exposiciones por todo el país y ha recibido numerosos reconocimientos y premios por su labor. Atilio transmite a sus hijos este oficio, que ya es una herencia familiar, y ellos, con orgullo, continúan este saber ancestral heredado.

En el 2010, a pocos días del fallecimiento de María Alcira López, la Secretaría de Cultura de la Provincia de Córdoba inauguró un salón de arte con su nombre en la Casa de Córdoba en Buenos Aires en homenaje a quien rescató la técnica utilizada por los Comechingones para fabricar objetos de cerámica sobre los cuales sostenía: “No puedo creer que de la tierra salgan tantas maravillas. No hay dos piezas iguales porque la mano traza una huella distinta en cada oportunidad”. Su legado sigue vigente plasmado en un paisaje inigualable.

TAMBIÉN EN SUR CORDOBÉS