En la "Tierra del Alto" hay un árbol que camina

arbol que camina

Ámbul es una tranquila localidad situada en el departamento San Alberto, provincia de Córdoba. Se encuentra sobre la ruta provincial 15, a 260 km de la Ciudad de Córdoba y allí en esa "Tierra del Alto" hay  un árbol que camina o aparenta hacerlo, por sus raíces que se asemejan a largas patas que tocan la tierra, se mueven y luchan para una mejor vida sostenida en el tiempo.

La particular noticia fue publicada por Córdoba Interior Informa, que da cuenta que entre los pintorescos paisajes naturales que caracterizan a este pequeño pueblo del oeste cordobés, sobresale un añejo árbol que por sus especiales características morfológicas constituye una foto obligada para quienes visitan Ambul.

Agregan que este pintoresco ejemplar muestra sobre la tierra gran parte de sus raíces, que parecen las «patas» de una suerte de ciempiés.

Desde lejos la planta autóctona semeja estar caminando y esto se debe a sus raíces que sobresalen tal si fueran varios piés.

Es que, mientras la mayoría de los árboles tienen un tronco con sus raíces bajo tierra, hay en otros,  que prefieren quedar al descubierto, lo que no constituye nada extraño porque es un fenómeno más de la compleja y extraordinaria naturaleza.

En esta singular y atractiva planta del pequeño pueblo de Ambul, las raices son la fuente de vida, donde la conjugación de la tierra, el sol y el agua, que ellas logran captar, le dan vida y majestuosidad al árbol que pareciera que camina y seguramente lo hace a medida que los años pasan porque sus raices van ocupando mas espacios para dar lugar a las nuevas. Y obviamente llama mucho la atención de los visitantes.

Una opción para comprobar su andar, sería llegarse a disfrutar de una fiesta tradicional que allí se realiza.

Anualmente, hay una costumbre que no se pierde en este pueblo serrano: en diciembre, las Navidades de Ambul son un clásico ineludible. Hace más de 100 años que se convirtieron en una de las fiestas más importantes de la región. 

Durante su gestión al frente del curato de San Pedro, el cura José Gabriel Brochero -hoy devenido en el primer santo argentino- consiguió el permiso para celebrar la misa de Navidad como un privilegio para la capilla de Ambul. 

Esta tradición se renueva hace más de un siglo y está asentada en el Vaticano como el segundo festejo religioso más popular del país. En ese sentido,  esta celebración es, además, el encuentro perfecto entre los lugareños y los visitantes en una gran cena de Nochebuena, entre cabalgatas y la conformación del pesebre. Y hoy podríamos agregar un encuentro además con el árbol que camina. (Fuente Voy de Viaje)

TAMBIÉN EN SUR CORDOBÉS