Carla Vizzotti reconoció que se buscaba presionar a los rusos para que entreguen las vacunas

Política El jueves
60801ff9a05d7_1004x565
Ministra de Salud, Carla Vizzotti

Después del revuelo generado por la salida a la luz pública de un mail de la asesora presidencial Cecilia Nicolini al Instituto Gamaleya, en la que amenazaba a los rusos con romper relaciones ante la demora en la llegada del componente 2 de la vacuna Sputnik V, la Ministra de Salud, Carla Vizzotti, reconoció que ese tipo de presiones a las naciones productoras de vacunas es una práctica habitual en el transcurso de la pandemia.

“Ante una situación que es mundial, como la venimos viviendo desde hace meses, y ante una dificultad en la producción, no sólo del Instituto Gamaleya sino de todos los laboratorios productores de vacunas del Mundo, la verdad que es algo muy habitual estas negociaciones, estos pedidos, estas ‘presiones’. Y si no lo hacemos nosotros, lo hacen otros”, afirmó la titular de la cartera sanitaria. 

“Es una práctica muy común enviar mails a los proveedores y discutir los contratos. Solicitar y ‘gestionar’ para que se cumplan esos contratos. Imaginate que todos los países del Mundo necesitan lo mismo y al mismo tiempo”, agregó Vizzotti.

Esas “presiones” quedan de manifiesto en la carta: Nicolini amenaza con romper relaciones con los rusos y firmar acuerdos con laboratorios de los Estados Unidos.

La ministra de Salud reconoció que tanto ella como Nicolini son las dos responsables del Estado argentino en mantener este tipo de negociaciones con los laboratorios productores de vacunas, así como se encargan de controlar y hacer que tengan que cumplir los contratos establecidos.

Sin títuloDe Argentina a Rusia: “Nos están dejando muy pocas opciones para seguir luchando por ustedes y por este proyecto”

TAMBIÉN EN SUR CORDOBÉS