El intendente del sur cordobés que gobierna en su pueblo siguiendo "legados" que le dejó su mentor

General 14 de julio de 2021
edgar collage

Edgar Bruno es el actual intendente de la localidad de Canals. Una localidad ubicada en el departamento Unión, al sur de la provincia de Córdoba. Bruno llegó al poder de la mano de “Hacemos por Córdoba” en las pasadas elecciones del 2019.

Nació y pasó gran parte de su infancia en la localidad de Canals. Luego la vida misma y la búsqueda de nuevas oportunidades lo fue llevando por otros destinos.

Un destino que le permitiera tomar aquellos caminos que lo condujeran a cumplir el sueño de llegar a ser, algún día, el intendente de su pueblo.

A este camino lo hizo con muchos de quienes hoy también ocupan espacios dentro del ámbito político partidario, en diferentes puntos de la provincia.

Pero su gran mentor fue, según señala, José Manuel De la Sota. Expresión que cobró fuerza cuando se le preguntó, cómo hacía para estar en cada acción municipal y estar siempre dispuesto a escuchar las necesidades de los vecinos, porque él simplemente respondió: “ese es De la Sota”.  Un de la Sota que sostenía que “un político no tiene que saber de todo, sino saber escuchar”.

“Ese es De la Sota, quien además me enseñó que todo funcionario debe trabajar a la par de su gente y no quedarse sentado en el sillón de su despacho. Y ahora entiendo que un intendente o cualquier funcionario debe trabajar las 24 horas del día”, sentenció. 

Es por esta convicción de trabajo que, “escuchar a Macri decir que a las 7 se iba a su casa a ver Netflix, fue muy duro, cómo puede ser que un presidente tenía margen para eso, no hay forma… uno no se puede desenchufar”.

Hacer referencia a esta forma de accionar como intendente municipal, no surge por casualidad, sino que a más de un año de su asunción, y si se hace un recorrido por sus redes sociales, no puede pasar desapercibido que como intendente tiene un particular modo de conducir los destinos de su pueblo, que puede interpretarse como una puesta en práctica del legado que le dejó su mentor. 

Allí se lo observa en un permanente andar, gestionando ante organismos del gobierno nacional y provincial el financiamiento para obras,  participa de los actos patrios, visita escuelas, habla con los alumnos y docentes, se reúne con los vecinos, pinta bancos de las plazas, sale a recoger los residuos a la madrugada con el camión recolector, toma la fiebre en controles sanitarios, maneja la ambulancia cuando no hay disponibilidad de choferes, planta árboles por doquier y los riega, coloca luminarias, reparte leña, medicamentos, comida a los más necesitados, siembra y recoge los frutos de la huerta comunitaria, juega con los niños, participa de las maratones comunitarias, dedica tiempo a hablar en “vivos” con sus vecinos… quizás por todo esto se evidencia que resulta convincente cuando afirma:  “yo disfruto gobernar”.

Fue tan significativa la presencia de Juan Manuel De la Sota que hasta en su despacho, las paredes están cubiertas con sus retratos. Y en su cuenta personal de Facebook sube casi a diario, algún recuerdo junto a él. 

Reitera, “ese es De la Sota. Yo me crié a la par de él, y siempre recuerdo que cuando aún no era gobernador, el primer evento que hicimos fue ir a pintar la escuela Libero Pierini (Escuela Superior de Bellas Artes) de la ciudad de Río Cuarto, donde él también pintó”.

Edgar Bruno trabajó por algún tiempo en el organismo Córdoba Joven, “donde se incentivaba a los jóvenes a trabajar, pero también lo hacíamos los funcionarios”. 

Es decir, “vengo de una escuela donde el funcionario no tiene que estar sentado todo el día en su despacho, sino que tiene que andar, participar, porque así la gente al verte, se entusiasma a sumarse”.

Reconoce que esta forma de accionar que aprendió, hoy en día cobra mayor valor en un contexto de pandemia.

“Esta pandemia nos hizo posicionar a todos en el mismo lugar. Hoy se desdibujan algunas funciones y cuando no hay suficientes empleados municipales para atacar todos los frentes a los que nos enfrenta este virus, todos salimos a trabajar donde haya necesidad… todos hacemos todo”.

Y gracias “a esta modalidad de acción de todo el equipo de gestión municipal, hemos logrado que muchos vecinos se contagien y también formen parte de cada logro”.

Recuerda que cuando arrancó en la gestión municipal, hubo algunas críticas a su manera de accionar, que pasaban por decir que el intendente debía estar en su despacho definiendo el futuro del pueblo y no, por ejemplo, tomando fiebre en el control de ingreso, “pero yo estoy convencido de que un intendente puede hacer las dos cosas… es más creo que la gente quiere ver a los políticos con ellos, entre ellos”.

Profundizando más en esta no frecuente manera de accionar, señaló que muchos funcionarios llegan al poder desconociendo para quiénes o para qué van a gobernar, “y es muy difícil decidir el destino de una comunidad cuando no se conocen ciertas realidades. Hay que ver qué es lo que se siente del otro lado”.

Y en este punto, el mandatario expresó que cuando asumió lo primero que decidió fue determinar un nuevo modo de atención en el hospital que permitiera eliminar las largas esperas desde horas muy tempranas,  “y lo hice porque sé lo que se siente, porque en algún momento me tocó a mí, concretamente en Río Cuarto cuando iba al dispensario a sacar turno a las 4 de la mañana para que atendieran a mi esposa embarazada, y a lo mejor recién a las 7 salía alguien a decirte que no había más turno… a veces sentís que no sos nada…”.

“Pero la vida te da oportunidades de cambiar algunas historias… y será por eso que hoy estoy ocupando este lugar, quizás sea mi destino accionar de esta manera solo por el hecho de cambiar la vida de la gente, de que los pueblos crezcan, que los niños tengan plazas donde jugar, que la gente tenga esos lugares de encuentro para disfrutar de una jornada, que quienes no pueden acceder a una vivienda porque su sueldo no se lo permite, que lo puedan hacer, y tantas otras cosas que quiero hacer…”.

Desde que comenzó la pandemia de coronavirus, obras no se dejaron de hacer, “pero no voy a mentir que nos lleva muchas horas hacerle frente, y la verdad que me gustaría poder gobernar Canals sin tener que ocupar tantas horas a intentar frenar la propagación del virus porque no nos da respiro, porque apenas asumimos se empezaron a vivir momentos muy difíciles”.

Aunque “tratamos de iniciar y continuar obras, porque por ahí para algunos intendentes les puede servir como excusa ante las obras que no se van haciendo, pero nosotros seguimos con todo lo que nos propusimos, aunque sin descanso”.

Una de esas obras, es la de desagües del sector Este, “porque Canals tiene un gran problema que es... no poder sacar el agua que se acumula en tiempos de lluvias, y por eso estamos realizando la apertura de zanjas y colocación de caños, y necesitamos que la provincia nos dé una mano para poder hacer un canal para que el agua siga un curso y no vaya a parar a los campos”, dijo.

Por otro lado, el mandatario destacó que en los próximos días se estarán entregando las primeras cinco viviendas de uno de los planes en marcha.

Este plan está orientado hacia un sector de la población que tiene un sueldo, “pero que por sí mismo es imposible que puedan construir su hogar”.

Cabe destacar que los beneficiarios de este plan debieron concretar la entrega de 550 mil pesos, de los cuales la municipalidad subsidió el 50 por ciento, y el resto del valor de la vivienda se paga en cuotas.

Las viviendas se están construyendo en la zona sur en un terreno municipal frente al Cementerio, “y es un sector donde hay pavimento, donde se han colocado luminarias LED, adoquinado de calles, y se han pintado las sendas peatonales”.

El mandatario señaló que cuando los estados municipales hacen viviendas es muy difícil que lo hagan con materiales de primera calidad, “en cambio estas casas tienen grifería de calidad, se ha utilizado yeso para las terminaciones y aberturas también de una excelente calidad”.

Para la construcción de este barrio, la municipalidad realizó una inversión inicial de 15 millones de pesos, “que nos permitió realizar la infraestructura (pozos negros, pilares, luz…), y subsidiar el 50 por ciento de la entrega que hicieron los vecinos”.

Para poder culminar con la construcción de las 20 viviendas, el estado municipal compró dos nuevos terrenos valuados en cerca de dos millones de pesos que están ubicados en el mismo sector. 

Otro de los planes es el de las viviendas sociales, “y para eso estamos ya abriendo una manzana y haciendo el loteo de los terrenos, donde 44 familias tendrán la oportunidad de tener su vivienda por una cuota cuyo valor será, entre 3 a 4 mil pesos”.

La municipalidad les proveerá a estos vecinos, el lote, los planos y materiales de construcción, “pero la casa se la tendrán que construir entre ellos… y quiero que toda la familia trabaje”.

Estas casas tendrán proporciones más chicas, no hay entrega inicial y terminarla o ampliarla “dependerá de cada familia”.

Este plan está orientado para aquellas familias que no tienen empleo, o tienen un trabajo informal, tienen asignaciones, “y en la selección que haremos junto al área de Desarrollo Social, tendremos en cuenta a toda aquella familia que hoy no la está pasando bien… así que le estamos dando una oportunidad que no sé si se volverá a repetir en sus vidas”. 

Bruno señaló que, si este plan funciona, hay muchas manzanas que podrían destinarse a este tipo de viviendas, “espacios que hoy están llenos de yuyos, arbustos”. 

Aclaró que todas las obras se hacen con fondos del estado municipal, salvo aquellas obras que vienen desde el programa Argentina Hace que permitieron poner en marcha cuatro cuadras de adoquines.

Se refirió además a la obra de gas, que se inició en la gestión anterior a través de “un crédito leonino, porque prestaron a la municipalidad 17 millones y terminamos devolviendo 40”.

Hasta no terminar de pagar ese crédito, la municipalidad junto a vecinos dispuestos a pagar, son quienes llevan adelante la obra.

Bruno destacó que más allá del esfuerzo que desde el estado municipal se hace a la hora de ejecutar obras, siente que en su pueblo se han dado situaciones muy lindas.

Una de estas es que en varios sectores los mismos vecinos se han juntado y entre todos han comprado, por ejemplo, luminarias LED para su barrio, “y ahí te das cuenta que la gente quiere ver su barrio distinto”.

Otro ejemplo es que “hay vecinos del barrio Santa Rosa que han pedido el pavimento y han manifestado sus intenciones de hacer frente al pago de la obra, y otro grupo de vecinos del Barrio Malvinas Argentinas donde hicimos 160 metros de pavimento y los vecinos ya hicieron el aporte correspondiente”.

Entonces, “hay que entender que el hecho de que vos pagues la obras le estás dando la posibilidad de que esa obra se expanda y terminemos con todo Canals de acá un tiempo”.

En este sentido señaló que cuesta que algunos vecinos entiendan esta manera de accionar… “cuesta porque no hay una cultura de que la obra tiene un costo y que todo tiene esfuerzo y que hay que pagar…pero estoy convencido que es algo que con el tiempo se va a revertir”.

Agregó que, la gente debe terminar de comprender que todo lo que se hace tiene un costo, y que hay que pagar.

Y en este sentido destacó que, por ejemplo, con el Programa Argentina Hace, “donde el gobierno nacional no trae un aporte para 13 cuadras de adoquines, la gente lo va a tener que pagar, porque no es solo para esos vecinos, sino que es para todo Canals”.

Otras de las obras que están en marcha es la del Centro de Monitoreo, que permitirá colocar más de 20 cámaras de video vigilancia en puntos estratégico de la comunidad, con una inversión inicial de más de 6 millones de pesos.

Aún resta que la provincia autorice que el Centro de Monitoreo pueda ocupar un espacio dentro de la sede municipal, y el trabajo se realizará de manera conjunta con la fuerza policía.

La Planta de Reciclado, es otra de las obras de envergadura que permitirá no solo procesar y vender los residuos, sino que generará fuentes de trabajo e implicará mayores recursos económicos para las arcas municipales.

Esa planta se está construyendo en lo que antes fue el basural a cielo abierto.

Bruno en ese enumerar de obras, no dejó de mencionar la huerta que se logró construir detrás de la terminal de ómnibus, donde antes solo había yuyos. Una huerta que se logró gracias al trabajo de voluntarios y de quienes devuelven lo que Acción Social les da.

 “Quien va a pedir una ayuda a Acción Social, le hacemos cumplir unas horas en la huerta, y luego se lleva sus verduras…n o podemos obligar, pero quien tiene la voluntad lo hace”, acotó Bruno.

Poder contar con un parque industrial, es otro de los proyectos que pronto podrá hacerse realidad, y es por esto que hace algunos días logró mantener una reunión con la secretaria de parques industriales “porque Canals merece tener un parque industrial, pero por sí sola la municipalidad no puede, pero quizás podemos agruparnos con privados para que nos den tierras y así nosotros podemos urbanizarlo”.

Adelantó que ese parque “tiene que pensarse para cuando la situación económica cambie en el país, y tengo fe que cuando todo esto pase, el parque tiene que arrancar, y tenemos que estar preparados…porque el verdadero progreso de Canals estará cuando logremos el empleo privado con la radicación de empresas que es lo que les cambia la vida a los pueblos”.

Habría que mirar a Alejandro Roca, General Deheza, un Monte Maíz, “donde el que quiere trabajar, tiene empleo”, señaló.

Fundamentó esta decisión de la necesidad de contar con un parque industrial, al decir que Canals tiene un 60 por ciento de la población que usa la salud pública y eso es “porque no hay trabajo privado”.

“¿Te imaginas Canals con una empresa con 100 empleados?, eso va a cambiar la vida de la gente, hasta el humor, el consumo, las inversiones”. Y hay que estar atentos, porque cuando aparecen empresas, hay que brindarles las mejores posibilidades”.

Muchas de las obras en marcha se hacen con fondos municipales, pero esto no implica que no se gestionen financiamientos en el ámbito provincial y nacional, “que permita comenzar o avanzar en obras de cloacas, ferrocarril, compra de maquinarias, entre otras”.

Y en este sentido Canals muy pronto podrá contar con cuatro nuevas viviendas sociales que serán enviadas por el gobierno provincial.

Hacer obras, casi en su totalidad con fondos propios, parecía en un principio de la gestión, “casi imposible porque hay que recordar que agarramos la municipalidad con solo 4 millones de pesos que no alcanzaba ni para pagar sueldos”.

Salir de esa situación fue, “porque hemos logrado administrar y armar el centro de compras unificado que ha sido una decisión acertada y todo un éxito, porque hoy en día ningún funcionario compra por sí solo”.

Y además aclaró que se rodeó de gente joven, profesional, “por ejemplo la contadora no solo administra, sino que realiza un control de cada área en cuanto al trabajo que se realiza, es decir todo un trabajo que no solo pasa por hacer facturas”. 

Hacer obras es en beneficio del crecimiento de toda una comunidad, y que los vecinos puedan ver que se puede, “es motivador”.

Porque cuando los vecinos observan que se colocan juegos infantiles en una plaza de un barrio, “ya los vecinos de otros barrios se acercan y quieren lo mismo, e igual pasa con las obras de pavimento, de gas…y ese era mi sueño que los vecinos llamen o se acerquen para pedir obras”.

Y es así como se logra “la transformación de los pueblos donde todos se involucran y saben que no todo el esfuerzo es de un estado municipal”.

Es ahí cuando un funcionario debe dar ese ejemplo “para cambiar modos tradicionales de pensar, de accionar, donde los vecinos saben que es necesario involucrarse…Y creo que a los vecinos de Canals antes, no se los escuchaba”.

No preguntar cómo vive Canals por estas horas la situación de la pandemia, sería como obviar una realidad que está ahí y obliga por momentos a desviarse del camino trazado.

Una pandemia que no solo conlleva más horas de trabajo, sino que además más recursos, que, para el intendente de Canals, esos recursos no son gastos sino que son “una inversión, porque cuando se inició esta situación, compramos una ambulancia, el equipo de rayos x, el sillón de partos, construímos la sala primaria de la salud, hicimos arreglos en el hospital, y que son mejoras para la salud que continuarán usándose en la pos pandemia".

Además, son recursos que permiten asistir a todos los vecinos que necesiten remedios, alimentos, viajes, “porque los autos y las ambulancias no paran, es un tema que no nos deja en paz”.

Remarcó el trabajo del Centro de Testeo, que funciona las 24 horas a cargo de la Doctora Noello, “y Canals hoy en día no para de hisopar a todos, a cada miembro de cada familia”.

Y además contamos con un gran número de voluntarios, “que están en el centro de vacunación también y esto es muy importante”.

En relación a la respuesta por parte de la provincia ante la necesidad de insumos extras, señaló que siempre contaron la provisión, “por ejemplo yo solicité mil test para un testeo masivo que hicimos, que cada uno tiene un costo de 1.200, y los tuvimos… así que yo cuento con todo lo que vamos necesitando”.

Señaló que deseaba que pronto toda esta pandemia se retire para poder ver que se puede hacer en un tiempo normal, “donde estemos tranquilos y podamos enfocarnos a lo que yo vine, que es hacer obras para el progreso de Canals”.

Por último, el mandatario sostuvo que ha estado en cargos provinciales, en un cargo como Secretaria de Estado, en lista de Diputados Nacionales, “y te puedo asegurar que de todo lo que conozco, lo más lindo es ser intendente, porque te da la posibilidad de decidir, llevar a cabo proyectos, trabajar junto a un equipo, la verdad que no veo algo más lindo para hacer, yo no cambio esto ni a palos”.

Para agregar que no tiene dudas que quiere sus ocho años, porque cuatro es poco, “el tiempo se va rápido, y hay muchas obras, muchas ordenanzas, “todavía tengo mucho que demostrar…porque esta pandemia nos ha quitado mucho tiempo…”, concluyó.   

 

TAMBIÉN EN SUR CORDOBÉS