El caso de La Carlota que conmueve al país

General 09 de junio de 2021 Por Mara
tribunales

Uno de los hechos que tomó trascendencia nacional en los últimos días, es el caso de una menor de la ciudad de La Carlota, quien sufrió abuso sexual por parte de su padre biológico y por un efectivo policial.

Ambos, por disposición del Fiscal Walter Guzmán, se encuentran imputados y detenidos, mientras se profundiza en la investigación que derivará en el juicio oral a llevarse a cabo en Tribunales de la ciudad de Río Cuarto, en principio, a fines del corriente año.

Sur Cordobés, a través del relato del abogado querellante de la familia y representante de la menor, y de fuentes cercanas a la investigación, pudo conocer pormenores de los hechos y clarificar las circunstancias que desencadenaron en la detención de los dos acusados.

Cabe destacar que ambas fuentes de la información, refirieron la necesidad de clarificar los hechos debido a los innumerables relatos confusos que llevan, en algunos casos, a desestimar a personas e instituciones.

En este sentido, el abogado José María Bonino, querellante de la familia y representante de la menor de 15 años víctima de abusos por parte de su padre biológico y de un efectivo policial, en principio aclaró que como abogado querellante tiene la función de contener e ir informando a la familia cómo van ocurriendo los hechos dentro del proceso penal.

Para luego decir que era su intención poner claridad al hecho que involucra, no solo al padre de la menor, sino también al efectivo policial.

Es así que, en su relato, explica que nada tiene que ver la institución policial en todo este hecho, “porque los abusos no ocurrieron estando él uniformado, ni estando en la dependencia policial, acá estamos solo hablando de la conducta desviada de uno de los miembros de la fuerza policial”.

Agrega que siente la necesidad de aclarar esta situación por observar que en medios periodísticos se hace referencia a que la menor fue a denunciar un hecho a la policía... y allí fue violada por un efectivo, “y esto no fue así, de ninguna manera”.

En relación a los hechos, el abogado detalló que se trata de una menor de edad que por diversas  “circunstancias comenzó a ser víctima de abuso sexual reiterado con acceso carnal y sin acceso carnal, por parte de su padre biológico”.

Explica que es una historia muy triste porque la menor no fue reconocida por su padre apenas nace, sino que el año pasado para el día del padre, la niña siente la necesidad de vincularse con él, “como al igual que todas las niñas de su edad, quería tener a su papá, verlo, tener con quien apoyarse, sentirse orgullosa y compartir momentos agradables”.

Es así que decide buscar a su padre a su lugar de trabajo, “y una vez que lo encuentra comienza a vincularse y a frecuentar la casa de él”.

En este punto cabe aclarar que el padre luego de haber tenido una relación con la madre de la nena, tuvo otra relación de la cual nació otra hija, “pero también esta relación terminó y el acusado se fue a vivir con sus padres”.

Es así que la nena empieza a frecuentar el domicilio donde vive su padre y abuelos, “y es donde ocurren los abusos”.

En relación a los padres del acusado, el abogado explica que son personas mayores y los días terminaban para ellos muy temprano, es decir se iban a acostar muy temprano, “y en esas circunstancias ocurrían los hechos en diferentes lugares de la casa”.

Los abusos comenzaron en el mes de julio del año pasado, “y continuaron hasta unos días antes de la denuncia, que fue en mayo de este año”.

Cabe aclarar que la denuncia se realiza ante la Unidad Judicial de La Carlota, que depende de la Fiscalía, pero funciona dentro de la sede policial.

El doctor Bonino añade que la joven en ningún momento da a conocer lo que estaba viviendo a nadie, pero que todo sale a la luz a través de una publicación en Facebook por parte de una persona que ya no vive en esta ciudad, pero conocía a los dos sujetos involucrados y detenidos.

Esa publicación en la red social, donde este hombre explicaba lo que estaba ocurriendo, “llega a la madre y ésta cuando lo ve, se muestra impactada y sorprendida, empieza a relacionar algunas circunstancias y decide hablar con su hija y es así que la menor le cuenta todo lo que estaba viviendo a su madre, y le dice que no quería contar nada porque temía perder a su padre”.

El doctor Bonino, ante esta situación, agrega que es lógico el hecho de que la menor no quisiera contar lo que estaba sucediendo por miedo a perder a quien tanto había ansiado conocer, pero que además es propio de las víctimas de abuso sexual que no cuenten lo que les sucede porque sienten vergüenza y culpa, “pero ante la insistencia de su madre, logra contar lo que vivía”.

En relación al efectivo policial, el abogado aclara que no sabe cómo la menor se relaciona con él, o cómo se conocen, “pero es evidente que la nena en algún momento siente la necesidad de contarle a alguien todo lo que estaba atravesando y éste sujeto, el efectivo policial, al ganar su confianza, ella le fue contando”.

Por supuesto que, “hubiese esperado que este efectivo tuviera una actitud de contención o tratar de que se detuvieran los abusos, pero se fue desviando su intención y aprovechándose de la vulnerabilidad de toda la situación, se convirtió también en abusador de la niña”.

El abogado aclara que, en el momento de la declaración de la niña, es decir en su relato, no le dedicó mucho tiempo a lo que había pasado con el efectivo policial, como así tampoco, cuándo y dónde, “todo lo contrario al relato que hizo de lo ocurrido con su padre, que fue muy extenso”.

Explica que por ley, es obligación hasta determinada edad que la declaración se haga bajo el sistema de Cámara Gesell, “donde ella está solo con una psicóloga”.

Inmediatamente terminada la declaración de la menor, el Fiscal Walter Guzmán, imputa al padre y al policía y se ordenan las detenciones que se dieron con algunas horas de diferencia, y además se procede al secuestro del vehículo particular del efectivo policial donde habrían ocurrido algunos de los hechos.

Es en este punto donde el letrado refiere que nada tiene que ver la institución policial en todo este hecho, porque los abusos no ocurrieron “estando él uniformado, ni estando en la dependencia policial, acá estamos solo hablando de la conducta desviada de uno de los miembros de la fuerza policial”, enfatizó, para continuar, “siento la necesidad de aclarar esta situación por observar que  se hace referencia a que la menor fue a denunciar un hecho a la policía y allí fue violada por un efectivo, y esto no fue así, de ninguna manera. El efectivo policial no abusó de la niña en ocasión de su función”.

En cuanto a la situación de los detenidos, el padre fue imputado de Abuso Sexual con Acceso Carnal con Aprovechamiento de la Inmadurez Sexual de la Victima, Agravado por el Vínculo y Promoción a la Corrupción de menores Agravado por el vínculo.

Y en cuanto al efectivo policial, la imputación que recae sobre él, es Abuso Sexual con Acceso Carnal con Aprovechamiento de la Inmadurez Sexual de la Victima, Agravado por ser un Funcionario Policial.

Por último, explicó que como abogado querellante acompañará la instrucción de la causa “proponiendo medidas de pruebas que considere pertinente, aunque al ser delitos que se cometen en privado, el relato de la víctima es fundamental y es el 90 por ciento de la prueba que va acompañado de una pericia psicológica… pero recién empieza la investigación y la causa seguramente se elevará a juicio a fines del corriente año en la Cámara del Crimen de Río Cuarto”, concluyó.

Cabe mencionar que el abogado Bonino refiere en un fragmento de su relato que desconoce por qué la menor se acerca a contar lo que estaba viviendo al efectivo policial y, en este punto, según una fuente cercana a la investigación consultada por este medio, aclara que el efectivo policial tenía una amistad con el padre de la menor y “en algún momento la niña, al conocerlo, lo busca para contarle una situación”.

Aquí la fuente aclara que en un principio la menor no le dice al efectivo policial que ella era quien sufría los abusos sexuales, sino que quien estaba sufriendo  “era una amiga y que ella quería ayudarla”.

Con el tiempo, él se fue ganando su confianza, “y la seduce aprovechando su situación de vulnerabilidad”, concluye.

Por último, cabe aclarar que la menor vivió con su abuela materna y con su madre siempre mantuvo una relación muy estrecha. 

A partir de los hechos, la menor está siendo contenida desde organizaciones gubernamentales que trabajan con programas provinciales como Punto Mujer, como así también desde la Secretaria de Acción y Desarrollo Social de la Municipalidad de La Carlota, a cargo de la secretaria Natalia Bellón.

Punto Mujer en la ciudad de La Carlota se inauguró el pasado 8 de enero y funciona en la calle Enrique Gauna 1275, al lado del Hospital Zonal San Antonio.

Se trata de un espacio de orientación, acompañamiento y contención para que las mujeres acudan ante situaciones de acoso, agresión u otros casos de violencia de género.

TAMBIÉN EN SUR CORDOBÉS