La Carlota: la oposición impulsa un proyecto para el tratamiento de los residuos eléctricos y electrónicos

General 11 de abril de 2021
164066822_889942948507460_2752111953333618852_n
Cristian Piussi y Beatriz Malatini (concejales de Crecer por La Carlota)

Desde el bloque de concejales de Crecer por La Carlota, conformado por Cristian Piussi y Beatriz Malatini, impulsan un proyecto de Ordenanza sobre el tratamiento de residuos eléctricos y electrónicos.   

La iniciativa, que será tratada en el cuerpo legislavito carlotense, propone prohíbir en el ámbito de la ciudad de La Carlota el tratamiento de pilas, baterías, residuos eléctricos y electrónicos como residuos comunes,  por ser estos residuos tóxicos -por sí o por los materiales que lo componen- comprendidos bajo la Ley Nacional N° 24.051 de residuos peligrosos.

"Entiéndase a los efectos de la presente Ordenanza por: 1) Pilas y/o micro pilas a aquellos elementos generadores de energía eléctrica de tamaño reducido, como: a) Pilas botón; b) Pilas cilíndricas o secas de uso hogareño; y 2) Residuos de los denominados línea gris, a todos los elementos de características similares que se utilicen para el funcionamiento de artefactos electrónicos como CPU de computadoras, mouse, pantallas, teclados, impresoras, notebook, notepads, fotocopiadoras, fax, calculadoras, teléfonos celulares, contestadores automáticos, radios, televisores, vidograbadoras, amplificador de sonidos y juguetes en cuya fabricación se emplean elementos tales como: Mercurio, Cadmio, Zinc, Plata y Litio", aclaran en la iniciativa.

Además, proponen la creación de un centro de acopio de pilas y baterías usadas, y residuos eléctricos y electrónicos que funcionará en un predio que designe el Departamento Ejecutivo Municipal para los fines propuestos en la presente Ordenanza.

"Dispóngase para su almacenamiento transitorio, como paso previo a su disposición final, de recipientes y/o contenedores de acopio en Edificios Públicos y un número reducido de locales comerciales dedicados a la venta y reparación de artefactos descriptos en el artículo segundo de la presente Ordenanza, previa solicitud de autorización respectiva", se afirma en otro de los articulos del proyecto donde también agregan que "los recipientes y/o contenedores deberán ser identificados claramente de modo que no se mezcle con otros residuos".

"El Departamento Ejecutivo Municipal dispondrá de un sistema de recolección de los residuos almacenados en los recipientes y/o contenedores por los distintos lugares de acopio dispuestos en el artículo cuarto, para su disposición final en el Centro de Acopio".

En otro de los artículo de la parte resolutiva del proyecto de Ordenanza, se falculta al Departamento Ejecutivo Municipal a celebrar los convenios pertinentes con Empresas especializadas en el reciclado y tratamiento de pilas, baterías usadas y residuos eléctricos y electrónicos.

La iniciativa también hace referencia a la puesta en marcha de "una amplia campaña de difusión del programa de recolección y reciclaje, orientados a informar, comprometer y concientizar a la población respecto de la alta capacidad de contaminación del medio ambiente y las consecuencias nocivas para la salud que traen aparejados el desechar pilas, baterías o cualquier otro residuo eléctrico o electrónico en lugares no autorizados para su disposición final".

Desde Crecer por La Carlota justifican el proyecto debido al "creciente aumento en la producción domiciliaria de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en nuestra ciudad y la inexistencia de un servicio de recolección especial, para acopiar, almacenar, trasladarlos y tratarlos".
También en lo dispuesto por el artículo 186, inciso 7 de la Constitución de la Provincia de Córdoba,  Ley Nacional N° 24.051 de Residuos Peligrosos, Ley Provincial N° 8.973; Ordenanza Municipal N° 1714/2014; y lo normado por la Ley Orgánica Municipal en su art. 30 inc. 1; y artículo 60 del Reglamento interno del Honorable Concejo Deliberante. 

 LOS CONSIDERANDOS DEL PROYECTO

La producción de artefactos eléctricos y electrónicos (AEE) es una de las actividades industriales con más rápido crecimiento en todo el mundo. Ese desarrollo provocó un aumento de la cantidad de residuos de artefactos eléctricos y electrónicos (RAEE).

El rápido crecimiento económico, junto con la urbanización y la demanda creciente de bienes de consumo, incrementó tanto el consumo de AEE como la producción de RAEE, lo que puede considerarse como una fuente de residuos peligrosos que representa un riesgo para el medio ambiente y para el crecimiento económico sostenible.

El reciclado de los residuos de artefactos eléctricos y electrónicos es importante, no solo para reducir la cantidad de residuos que requieren tratamiento, sino también para fomentar la recuperación de materiales valiosos. Lo AEE son diversos y complejos en cuanto a los materiales y componentes utilizados y a las corrientes de residuos provenientes de los procesos de fabricación.

Según el INTI, en Argentina se estima que se generan alrededor de 120.000 toneladas de basura electrónica por año (aproximadamente 3 kg por habitante). En Córdoba, según un estudio de caracterización del flujo principal de los RSU de la ciudad de Córdoba, realizado en el año 2014 presentado por el Programa Municipal de Valorización de Residuos Domiciliarios, los RAEE representan el 0,1% de los RSU en esa ciudad dentro de los residuos recogidos por el servicio de recolección de residuos formal.

La peligrosidad de los RAEE está dada por sus componentes, principalmente metales pesados tóxicos. Alrededor del 66% del peso de los RAEE está compuesto de metales como hierro, cobre, aluminio y oro, y de no metales; el 34% restante se componen de otros contaminantes.

Los RAEE no deben combinarse con residuos municipales sin clasificar destinados a rellenos sanitarios ya que los residuos electrónicos pueden contener más de 1000 sustancias diferentes, muchas de las cuales son tóxicas como:
PLOMO: Se usa principalmente en las computadoras. Son panales y juntas de vidrio (sinterizado) en los monitores de computadoras (entre 1,5 y 4 kg por monitor) y soldaduras en circuitos impresos y otros componentes.
CADMIO: Se encuentra en determinados componentes como resistencias de los chips de dispositivos para montaje superficial, detectores infrarrojos y chips semiconductores.
MERCURIO: Se utiliza en termostatos, sensores, interruptores, equipos médicos, lámparas, teléfonos celulares y pilas.
Los RAEE representan un problema de reciclado que supone un desafío por varios motivos. En primer lugar, la composición material de los productos es compleja ya que consta de plástico de escaso valor pero también de metales valiosos y muchos de materiales peligrosos descriptos. En segundo lugar, los RAEE incluyen una serie de productos de consumo diversa y ampliamente distribuida, con índices de obsolescencia y fracaso muy variables.

Eso significa que es difícil predecir si un tipo de programa de recolección en particular será rentable en una región determinada o qué volumen se generará.
Económicamente, es conveniente que la fracción seleccionada sea lo más pura, lo que hace valioso al material a ser reciclado.

Toda acción que contribuya a la causa verde es muy buena por pequeña que sea. Una forma muy sencilla es comenzar a aplicar la regla de las tres R: REDUCIR, REUSAR y RECOCLAR.

En nuestra ciudad, actualmente solo se encuentra regulado el tratamiento de pilas y de baterías mediante Ordenanza Municipal N° 1714/2014, pero nada se establece respecto a los RAEE; por lo que consideramos incluir en una misma normativa ambas problemáticas a los efectos de contemplar su recolección, acopio, traslado y tratamiento, aspirando a recuperar y reciclar todos aquellos elementos u objetos completos que puedan ser reinsertados en el circuito productivo.

TAMBIÉN EN SUR CORDOBÉS