A 100 años del natalicio de Astor Piazolla

Especiales 14 de marzo de 2021 Por Norma Peiretti
unnamed

Compositor de tango reconocido a nivel mundial. 
Uno de los músicos más importante del siglo XX. Logró llegar a todas las generaciones.
Vanguardista. Irreverente. Polémico. Así se puede caracterizar a un bandoneonista que representa un nuevo paradigma musical dentro del tango. 

Sus composiciones marcaron una época y constituyen un patrimonio de la humanidad.
Astor Pantaleón Piazolla nació en Mar del Plata el 11 de marzo de 1921. 
Hijo de Vicente Piazolla y Asunta Manetti. El nombre Astor no existía en ese entonces y su padre se lo puso en homenaje a su amigo Astore Bolognini, primer violonchelista de la orquesta Sinfónica de Chicago. En 1924 su familia se mudó a Nueva York, Estados Unidos y allí vivió parte de su niñez. Su padre le compró un bandoneón usado y así comenzó a incursionar en la música de la que no se apartaría durante toda su vida.

De regreso a la Argentina estudió con Alberto Ginastera. Luego ingresó a la orquesta de Aníbal Troilo como músico y arreglador orquestal.

En 1953 viajó a París para estudiar con la famosa pedagoga Nadia Boulanger. 
De regreso a la Argentina formó el Octeto Buenos Aires.
En 1959 falleció su padre. En su homenaje compuso “Adiós Nonino”. Esta pieza musical fue interpretada en la boda real de Máxima Zorreguieta y Guillermo, heredero del trono de Holanda el 2 de febrero de 2002.
Después de permanecer en Estados Unidos donde su estilo se presentó como jazz-tango comenzó a componer con el poeta Horacio Ferrer.

Así surgieron Balada para mi muerte, Chiquilín de Bachín y Balada para un loco. Esta última en la voz de Amelita Baltar se convertiría en un gran éxito popular.
Este artista que se convirtió en uno de los artífices de la renovación del tango
desarrolló una intensa carrera musical. Recibió distinciones, entre ellos el premio Konex de Honor por su incalculable aporte a la música en Argentina.
Falleció en Buenos Aires el 4 de julio de 1992.

En 2008 el Aeropuerto Internacional de Mar del Plata, su ciudad natal, fue denominado en su memoria Aeropuerto Internacional Astor Piazolla.
Sus obras revolucionaron el tango tradicional en un renovado estilo denominado “nuevo tango”. Incorporó a lo conocido tradicionalmente elementos del jazz y de la música clásica. Por sus innovaciones fue muy criticado por los tangueros de la “guardia vieja” y algunas radiodifusoras no reproducían sus composiciones musicales.
Piazolla les respondía “es música contemporánea de Buenos Aires”. Y a pesar de toda la resistencia que generaba en su género siguió adelante.

Innumerables homenajes a cargo de grandes artistas se sucedieron en   estos días. De prestigio internacional, su espíritu se mantiene vivo a través de  su música que logró saltar las vallas del estilo tradicional.

TAMBIÉN EN SUR CORDOBÉS