A 37 años de recuperar la democracia

Especiales 01 de noviembre de 2020 Por Norma Peiretti
ALFONSIN

El 30 de octubre de 1983 la sociedad argentina se expresaba a través de las urnas. El Dr. Raúl Ricardo Alfonsín era elegido como nuevo presidente, cargo que asumiría el 10 de diciembre de ese mismo año.
El triunfo electoral del candidato por la Unión Cívica Radical marcó el regreso de la democracia dejando atrás siete años de dictadura militar. Este nefasto proceso se había iniciado el 24 de marzo de 1976 dejando un saldo de muertes y profundas consecuencias económicas y sociales.

Recuperar el ejercicio democrático significó un gran desafío: la vigencia plena de la Constitución, la división de poderes, las libertades públicas, la vigencia de los derechos humanos, la tolerancia política.  El cumplimiento de lo que establece la Ley Suprema representa el logro de una sana y equilibrada convivencia.
La democracia hace referencia a un sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho de los ciudadanos a elegir a sus gobernantes.
La democracia fue definida por Platón como el gobierno “de la multitud” y “de los más” por Aristóteles.
Cuando se repasa la historia se puede observar que más de medio siglo, precisamente 53 años, se ha transitado por períodos de democracias inestables. Desde el 6 de septiembre de 1930 en que el General José Félix Uriburu tomó el poder derrocando a Hipólito Yrigoyen se sucedieron una serie de golpes de estado que impidieron la consolidación de la democracia.
Por eso el 30 de octubre de 1983 quedará grabado en la memoria de quienes pudimos participar de ese acto eleccionario.
El “Día de la Recuperación de la Democracia” se ha convertido en una fecha muy importante para los argentinos.
Se instaló la esperanza y se renovaron los deseos de compromiso con la institucionalidad, la libertad y la paz social.
Si bien aún no se han resuelto problemas sociales y económicos sumamente delicados no olvidemos que muchos cambios dependen de la ciudadanía y de políticas firmes y sostenidas en el tiempo.
Pero de lo que estamos convencidos es que desde ese histórico día la democracia se estableció para siempre en el pueblo argentino. Con aciertos y errores debemos defenderla, cuidarla y fortalecerla. Es nuestro deber como ciudadanos hoy y siempre.

 

TAMBIÉN EN SUR CORDOBÉS