SUR CORDOBÉS SUR CORDOBÉS

Centro de Apoyo Convivir: "Un lugar para aprender y enriquecernos en la diversidad"

General 10 de septiembre de 2020
belen

Convivir es un Centro de Apoyo a la Diversidad que funciona desde el año 2018 en la ciudad de La Carlota. Es un espacio de contención donde asisten personas de todas las edades que, atravesados por diferentes desafíos, llegan al Centro en búsqueda de apoyos para poder superarse.

Se aborda cada situación desde un enfoque CENTRADO EN LA PERSONA, con un equipo interdisciplinario que trabaja elaborando concepciones y criterios comunes como el respeto por la diversidad, la empatía y el compromiso en el quehacer cotidiano.

Convivir intenta ajironarse e ir a la par de los nuevos paradigmas, por ello, en la actualidad no solo acompaña a la persona con discapacidad, generando entornos necesarios para su autonomía y desempeño, sino que ofrece una red de contención para la familia  y brinda información a la comunidad para derribar mitos y prejuicios. Los tiempos, las demandas, la necesidad y realidad fueron marcando el rumbo: Convivir debe incluir a todas las personas, sin necesidad de diferenciación.

Es así que el término Diversidad es el que, en definitiva, termina por emerger  en ese espacio, donde el trato es equitativo hacia todas las personas, género, ideales, cultura, y termina reconvirtiendo un lugar donde coexisten las relaciones basadas en el respeto y reconocimiento de las singularidades de cada uno.

Al respecto, y a modo de una primera mirada hacia el interior de Convivir, Sur Cordobés dialogó con Belén Pedraza, quien actualmente está coordinando el Grupo de Orientación Vocacional Ocupacional y Laboral (O.V.O y L).

Al inicio de la nota, cuenta que el centro fue mutando con los años, “en un principio trabajábamos solo con personas con discapacidad, acompañándolos en el proceso de inclusión dentro del espacio escolar y también en el ámbito social comunitario, para encontrar oportunidades que nos permitieran desarrollarnos y participar”.

Pero la realidad demostró que no solo las personas con discapacidad necesitaban de ese espacio, y actualmente conviven allí todos aquellos que lo requieran “es ahí cuando el término diversidad, cobra sentido” nos señala Belén.

En relación al trabajo que se realiza con personas con discapacidad, y ante la pregunta si un espacio con estas características llega para cubrir un bache en la comunidad de La Carlota, Belén aclara que si bien en la ciudad, hay muchos profesionales que se ocupan de las personas con discapacidad, “nosotros hacemos especial hincapié en la inclusión social”.

Es decir, “planteamos estrategias de trabajo para que puedan participar activamente no solo en las aulas, es decir en el ámbito escolar, sino también en la comunidad y es en este punto donde observamos una necesidad primordial, la importancia de PARTICIPAR, además de estar incluidos”.

Incluir a personas con discapacidad en la sociedad, es una zona de grises, “porque cuando terminan el secundario, por ejemplo, muchos no saben que será de su futuro, se preguntan ¿y ahora qué?, y es ahí, donde el equipo de orientación vocacional comienza a acompañar, pensar y diseñar caminos para lograr que sea un participante activo en los procesos económicos y productivos de nuestra sociedad”.

En la práctica, “cuando una persona llega al centro, lo primero es conocer su realidad, su círculo íntimo, en principio a su familia, pero también hacemos foco en su entorno próximo, porque hay muchas otras personas que son importantes en este momento de su juventud y definen trayectos en la vida de cada individuo”.

Es por esto que se parte de una demanda inicial (necesidad del estudiante y familia), para armar un mapa, donde confluyen deseos, objetivos, pensamientos, proyecto de vida, vínculos. Una construcción en conjunto para, finalmente, conformar el equipo de profesionales que trabajará en ese caso en particular”.

Luego de escuchar y valorar, se hace foco en que todo lo que se planifique en el Centro junto con el joven y su familia, esté acorde a los intereses de la persona, es decir, horarios de encuentros, reuniones, “porque se trata del hacer, con ellos”.

Hoy las puertas del Centro están abiertas, permitiendo que, “ese hacer con ellos” se lleve a cabo en espacios comunes de encuentro, aunque Belén no quiere dejar de mencionar que hubo un tiempo, donde las puertas se cerraron, como consecuencia del aislamiento social, obligatorio y preventivo, dispuesto por la pandemia de coronavirus.

Pero, no dejaron de trabajar, solo hubo que reinventarse y aprender a convivir desde la virtualidad.

“Ese momento, que fue corto, trajo aparejado un sinfín de cambios y desafíos que tuvieron que ver con el aprendizaje, de modo significativo, de las herramientas tecnológicas”.

Belén, más allá del nuevo desafío de trabajar desde la virtualidad, sintió nostalgia de no poder compartir más un espacio físico, “no poder tener ese contacto diario con mis estudiantes, fue algo que me preocupó en principio”.

“No estábamos preparados para perder esa relación interpersonal y pasar a relacionarnos a través de la virtualidad”.

Ante esta nueva realidad virtual, el trabajo se centró en “la motivación porque era fundamental para poder encarar el día a día, la actividad y la propuesta”.

En relación al trabajo que se hace con los jóvenes y adultos que llegan al centro, Belén contó que se trabaja en “una participación activa del proyecto de vida, porque por ejemplo cuando salen del secundario, empiezan a preguntarse qué van a hacer de su vida, si van a estudiar o trabajar”.

Entonces es “empezar a ponerle voz a ese proyecto de vida, que empiecen a pensar en lo que realmente quieren, y en eso los acompañamos”.

El proceso de orientación que proponen tiene como base acompañar y brindar espacios reales, a diferencia del proceso que se lleva a cabo convencionalmente de Orientación Vocacional, donde prima lo simbólico.

A modo de ejemplificar lo conversado, Belén cuenta la historia de una joven que asiste al Grupo.

"Tiene 19 años, termino el secundario y estaba segura de su necesidad de superación, quería trabajar, tener su propio restaurante, aprender a cocinar y también quería estudiar, deseos sobraban, nuestra tarea tenía que ver con ordenar ese cumulo de expectativas", dijo Belén.

Para continuar "Es así que se atendieron diferentes objetivos y necesidades donde se priorizo lo laboral, la continuidad de estudios académicos (nos pusimos en contacto con Darío Ribba, responsable de la institución que dicta el curso de cocina, Escuela María Benita Arias, quien inmediatamente se interesó y se puso a disposición) También, por otro lado, se priorizo la presencia de los espacios recreativos y tiempo libre en su vida. Entendemos que el deseo,  es el motor por lo tanto es el que guía nuestras intervenciones".

Para poder armar ese proyecto de vida de la joven, "el trabajo fue de dialogo y acuerdos con todos los que componen el equipo: la Joven que participa del proceso de orientación vocacional y laboral, su familia y profesionales, para poder determinar objetivos, apoyos y metodología. Para que ella pueda SER PARTICIPE ACTIVA del proceso de construcción de su nueva realidad: Ya no estaba más en el secundario”.

Luego de un tiempo de observación de espacios específicos (dietéticas), entrevistas realizadas a personas entendidas en el tema de salud y alimentación como Valeria Mondino, Lic. En Nutrición, entre otras acciones; la joven en Junio  de este año comenzó su emprendimiento.

Y, "se sigue acompañando en todo el proceso, no solo su emprendimiento, sino también su tiempo de recreación, tiempos de estudio de todo lo relacionado a la cocina y además el tema de la comercialización de sus productos, manejo del dinero, utilización de redes sociales…”.

Varios son los espacios y proyectos se contemplan en el Centro Convivir, y en cada uno de éstos, el equipo de profesionales planifica actividades y atiende necesidades con el claro objetivo de acompañar y dar sentido a cada intervención.

Buscar ese proyecto de vida es un proceso que requiere de mucho acompañamiento por parte de un grupo de profesionales comprometidos que no impongan sus intereses personales, sino desde el hecho de brindar herramientas que les permitan a los participantes ser conscientes de sus propias necesidades, deseos, de mirarse, de encontrarse, “priorizar ese querer ser,  para poder hacer”.

Y Belén consciente de este necesario trabajo en ese espacio de contención, reitera, “siempre es necesario tejer redes, porque se parte de la individualidad, pero necesariamente para conseguir ese “poder hacer”, es prioritario abrir puertas para poder encontrarse con esos otros que necesariamente influirán y complementarán ese proyecto de vida personal”, concluyó.

Cabe acotar que en Convivir se dictan además,  cursos, talleres, y se realizan jornadas de capacitación sobre diversas temáticas a cargo de profesionales, con el objetivo de informar a la comunidad.

Convivir, es un Centro de Apoyo a la Diversidad, donde niños, jóvenes y adultos, con o sin discapacidad, transitan esos espacios donde se aprende a reconocer al otro y a aceptarlo, donde se acompaña hacia el encuentro de un proyecto de vida que permita superarse, donde se aprende y se entiende la diversidad como el único camino para poder CONVIVIR.

PROFESIONALES DEL CENTRO CONVIVIR: 

-Lic. En Fonoaudiología, Agustina Pigliacampo.

-Lic. En Psicomotricidad, Luján Correa Bosch.

-Prof. En Educación Especial y Experta en Tic y Discapacidad, Belén Pedraza.

-Acompañante Terapéutica, Mariela Gómez.

-Acompañante Terapéutica, Bernarda Blanco.

-Lic. En Psicología, Rocío Migani.

-Lic. En Psicología, Silvia Guerra.

-Lic. En Psicología, Yael Hid.

-Lic. En Educación, Sofía Campanile.

-Lic. En Psicopedagogía, Soledad Dutto.

-Lic. En Psicopedagogía, Valeria Rolando.

-Lic. En Psicopedagogía, Jimena Narvaja.

-Lic. En Psicopedagogía, Valentina Olivera.

-Dr. Ignacio Pico.

-Dra. Leticia Eguizabal.

Contactos: 

www.convivirlacarlota.com.ar

Facebook: Convivir. Centro de Apoyo a la Diversidad.

Instagram: Convivirlacarlota

Dirección: General Paz 283

Telefono:3584-494749/498740

convivir foto

TAMBIÉN EN SUR CORDOBÉS

Lo más leído en las últimas horas

Avanza la construcción de la escuela ProA de La Carlota. En el centro de la ciudad se llevan a cabo los trabajos del nuevo edificio del centro educativo de nivel medio que tiene orientación tecnológica.