“No quiero que digan quiere ser nene, quiero que digan que es un nene”

General 30 de noviembre de 2019
niñeces-trans-foro7

Durante todo el día, el Centro Cívico albergó el Primer Foro Provincial de Derechos Humanos de las niñeces, juventudes trans y sus familias. De esta manera, las diferentes reparticiones del Estado representadas en la Comisión Interministerial de Derechos Humanos, Géneros y Diversidad Sexual, cerraron los encuentros quincenales mantenidos desde julio con niñas, niños, niñes, les adolescentes, jóvenes trans y no binarios y sus afectos y familiares que los acompañan en el camino de afirmar su identidad. Todos y todas se encontraban en Casa de Gobierno para escucharse, intercambiar entre Estado y familias, inquietudes y políticas en educación, salud, capacitación y derechos humanos respetuosas de la diversidad sexual, y acompañarse a través de sus experiencias en la deconstrucción y la construcción de las identidades.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Farfán, fue el encargado de dar apertura al foro que albergó exposiciones sobre las políticas públicas encaradas desde gestión de Gobierno para la inclusión, presentadas por funcionarios de salud, educación, capacitación y niñez, en el que no faltaron los conversatorios desde la propia experiencia de docentes, de médicos pediatras, de padres, y de las propias niñeces trans que forman parte de los encuentros.

“Lo primero que uno siente es soledad, desasosiego, cuando nos enfrentamos a situaciones en que no sabemos cómo manejarnos”, reconoció Farfán. “Las verdaderas políticas públicas son las que contemplan estas situaciones, las necesidades de la gente y de las minorías, porque las mayorías se defienden solas”, señaló el ministro. Y subrayó la responsabilidad del Estado en que los derechos alcancen a todos, ”sino no son derechos, son privilegios”.

El coordinador de la Comisión de Derechos Humanos, Géneros y Diversidad Sexual, Alejandro Escudero Salama, expresó en la jornada: “Esto demuestra que se pueden hacer políticas públicas de otra manera, juntos. Esto es fruto de la colaboración de muchos, de padres que viajan desde otras localidades, de los niños, niñas,  y de efectores públicos comprometidos con los derechos humanos”.

Lo transversal al desarrollo de toda la jornada, a las mesas, a las charlas, y a las representaciones artísticas presentadas por las chicas, chicos, jóvenes fue la emoción. El propósito en común de las personas reunidas en el auditorio del Centro Cívico, es sentir niñeces felices.

Directora que reconocía en las instituciones educativas cambios importantes pero  la existencia de núcleos duros con las que seguir luchando, padres que apelaban a una construcción de lógicas amorosas y no del odio, niños que pedían que los vean como personas y no como objetos de estudio, cada momento que se compartió movilizó a todos los presentes.

Pero el momento de cierre con intervención teatral y musical de las niñas, niños y niñes fue el momento más emotivo del día, en el que se resaltó el sostén de los vínculos y los afectos. Lalo Nores Martínez, de la Universidad Provincial de Córdoba, quien les ayudó a preparar el acting, comenzó la despedida: “Ustedes, sus amigos, sus familias, tienen que estar orgullosos, y están para cambiar el mundo”. “Estamos en la Casa de Gobierno y nos abren las puertas. Quiero que sepan que esto no pasaba y ahora pasa”, señaló.

Padres que participan de estos espacios “porque tienen por quien pelear” diría Lalo, fueron también los protagonistas: el reconocimiento del espacio y la empatía creada se puso de manifiesto en los agradecimientos.

“Somos la voz de todos los chicos trans, de los que ya no están”, dijo Alex agarrando el micrófono para hablarles a sus nuevos amigos encontrados en estos últimos seis meses, y a todo el auditorio. “Estamos haciendo justicia, somos su voz”, dijo emocionado, refiriéndose a los chicos y chicas que tomaron decisiones destructivas, por no hallar contención y comprensión.

Y Noah, alentó: “Ya hay que dejar de decir quiero ser, y decir soy”.

Alex, adolescente

“Este espacio para mí es como una familia, un lugar donde puedo estar, donde puedo contar mis cosas sin que nadie me va a juzgar”.

”La mayoría fuimos discriminados y sabemos todo lo que se siente ser apartados y ser una minoría, entonces este espacio ¿qué es lo que hace?, que te sientas mejor con vos misme, digas este soy yo”.

“Si tenés alguna información que queres saber, acá está salud, está sicología, está todo, y si tenés algún problema con el colegio, estamos acá, nos juntamos a charlar y acá todos somos libres e interpretamos”.

“Hice un montón de amigues, tenemos un grupo, nos comunicamos entre todes, y todo es muy hermoso acá, es muy acompañado, se siente en un ámbito muy familiar”.

Martín, papá

“Yo tengo dos varones, Aru que es varón trans y Salvador que es varón SIS, soy divorciado, vivo solo con ellos”.

“Yo no sé cuándo me lo dijo primero, por primera vez, pero sí sé cuando yo lo escuché. Me sorprendió pero me sorprendió gratamente porque bueno!,  tiene el valor de decir lo que le pasa, lo que siente. Yo le pregunto ¿desde cuándo sentís eso?, y me dice desde que tengo uso de memoria”.

“Quiero destacar que es en la única provincia en que hay un espacio como este. Es un espacio que uno si bien no viene a hacer terapia de grupo, ni de autoayuda ni nada, es un alivio tenerlo”.

“Hay trece días de la semana que nadie me entiende ni a mi hijo tampoco. Y un día a la semana en que el Estado me entiende, el ministro me entiende, todos nos entienden. Confiamos en que esto siga existiendo”.

Te puede interesar

Te puede interesar