Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia y denunció un golpe de Estado

Política 10 de noviembre de 2019

Evo Morales renunció este domingo a la presidencia de Bolivia en medio de la fuerte crisis política desatada tras las denuncias de fraude en las elecciones presidenciales del 20 de octubre.

A través de una conferencia de prensa, Morales declaró: "Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales". Y agregó: “No quiero ver casas quemadas ni familias maltratadas”.

“El golpe de Estado cívico político y policial comenzó en la noche del 20 de octubre. No es ninguna traición a la lucha indígena porque somos pueblo gracias a la unidad social. Estamos dejando una patria liberada”, aseveró junto a su vicepresidente, Álvaro García Linera.

El anuncio se dio a conocer luego de que el comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia, general Williams Kaliman, le exigiera al mandatario que diera un paso al lado para desbloquear la crisis política. “No sean instrumento de un sistema capitalista ni de la oligarquía. La Policía Nacional es familia y esperamos desde esta noche no seguir viendo casasa quemadas”, sostuvo Morales al respecto.

La solicitud había sido apoyada por la Policía Nacional de Bolivia, que en simultáneo hizo un anuncio de características similares. "Nos sumamos al pedido del pueblo de sugerir al señor presidente Evo Morales que presente su renuncia para pacificar", declaró el Vladimir Yuri Calderón.

En horas de la mañana de este domingo, Morales había anunciado la convocatoria de nuevas elecciones tras las "irregularidades" detectadas por una auditoría del proceso hecha por la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Mi pecado es ser dirigente sindical, ser indígena, ser cocalero. Estamos renunciando para que dejen de patear y agredir a nuestros hermanos. Camacho y Mesa han logrado su objetivo: no sigan quemando casas de nuestros hermanos", sentenció.

Te puede interesar